– EL REACTIVADOR: competencia hinchada: Amor; talento desconectado: Miedo; vocación prohibida: Alegría. Emociones originarias: Orgullo y Tristeza. Arquetipo: Orfeo.

 Dibujo tipología reactivadora por Preciada Azancot

Personaje de la Saga Emocional MAT: Preciada.

Personaje de “Cuentos de la abuela“: Sonia, la niña de las luces.


Breve descripción de la tipología MAT Reactivadora:

Literalmente, del libro "El esplendor de lo humano" de Preciada Azancot.

El Reactivador, que en mucho está más dotado que la media, no se ve bueno ni grande a sí mismo y sobrevalora los méritos de los demás. Los demás, que no pueden creer que se pueda ser maravilloso sin asumirlo, lo descalifican y lo increpan para ratificarle su juicio sobre sí y sobre ellos. Así se otorgan los méritos y virtudes del Reactivador y proyectan sobre él sus taras y sus sombras. Es el cordero sacrificatorio del mundo.

El Reactivador tiene una concepción mágica de la existencia: se ve a sí mismo inexplicablemente elegido y amado por Dios. Inexplicablemente, porque ve a los demás mucho mejores que sí mismo, más geniales, más entrañables, más bellos. Y amado por Dios, porque el Señor le confirió el poder de ver el alma ajena que sufre y poder así aliviar sus sufrimientos. Los demás lo ven como él quiere que lo vean y lo consideran no humano, es decir que le exigen que se entregue incansablemente y que sólo reciba críticas y más exigencias a cambio, ya que Dios fue injusto al conferirle a él lo que no les dio a ellos. Así usan al Reactivador y abusan de él.

El Reactivador no cree en la existencia del mal. A lo sumo, si alguien muy cercano y amado lo obliga a verlo, lo interpretará como mayor sufrimiento y mayor necesidad de recibir su tiempo y su pasión. Los demás, cuando son buenos, se sienten minusvalorados y abandonados por el Reactivador, quien prefiere a los peores, y, cuando son malos, se sienten dueños y señores de un tesoro del cual se apoderan mientras cargan al Reactivador con la acusación de tener todas sus taras. El Reactivador termina por creer que así debe ser, puesto que no sólo no le agradecen sus dádivas sino que lo acusan de ser lo que los demás son. Termina por ver todo el mal en sí mismo y todo su bien en los demás, sobre todo si son malos.

El Reactivador ve a Dios, que es su pasión existencial, como un Legislador que le pasa pruebas, que él acepta como muestras de amor por él y privilegio que le confiere. Intentará mostrarse a la altura de ese honor y de las expectativas divinas sobre él. Así, en vez de quejarse y de cuestionar a ese tipo de dios, el Reactivador aguanta todos los embates del mal, y los demás lo ven como a alguien sin necesidades y sin sufrimientos y lo retan a un nuevo sacrificio, a una nueva prueba. Así, el Reactivador se encierra en el infierno sobre la tierra. Así, para un Reactivador, el mal existe, sí, pero está sólo en él y muchas veces es él. Y se redimirá siendo más bueno y paciente con los demás.

Esta concepción de Dios que tiene el Reactivador, la proyecta sobre la creación y busca críticas como prueba de amor. Los que no lo critican ni le pasan pruebas son así porque no lo aman. A él sólo le interesa que le digan por dónde falla, para que él pueda corregir, aprender y crecer. Los halagos son cortesías de los que no quieren hacer el esfuerzo de interesarse por él. Así se queda pegado a los perores y pasa incontables pruebas para ganarse su aprobación. Ve a los buenos como algo normal y banal, a lo que no es necesario atender. Con ellos no se siente necesario, ni puede justificar el estar en la vida. No cederá a la tentación de disfrutar de su tiempo ni de su energía con ellos.

Cuando lo han crucificado una y mil veces, el Reactivador puede tener un ataque de furia altanera en vez de tomar conciencia con el sano miedo que se le debe tener a lo tóxico y a lo desalmado. Se va sin llevarse lo suyo, con una pequeña maleta, como un nómada en el desierto y se siente culpable por su altanería y su soberbia. La próxima vez será más paciente y lo volverá a intentar cien veces más. No llora para no hacer sentir a los demás responsables de su debilidad. Y sonríe confiadamente. No es de extrañar que un buen día se le rompa el corazón, no en el sentido figurado sino real y que muera DE MUERTE SÚBITA. Además, esa muerte, en vez de aterrarlo, le encanta, porque así no dará trabajo ni preocupaciones a los que ama y les dejará un recuerdo intacto, afirmativo y optimista. No pide, ni le gusta que adivinen sus sufrimientos y necesidades de calor humano. Sin embargo basta con ver los surcos que marcan su rostro desde las aletas de la nariz hasta la comisura de los labios, basta ver ese labio inferior que tiembla como el del niño que va a romper a llorar, para constatar que el rostro de un Reactivador, no obstante su mirada optimista y cálida, no obstante su sonrisa confiada y su enorme energía para dar y darse con tesón y fe, es una verdadera máscara de sufrimiento. Cuando se pone melancólico, el Reactivador lo asume durante un segundo y, en vez de pedir, se aboca a dar para sentirse eufórico. Y comenzar de nuevo…

Si bien el Reactivador es una madre universal, sea éste mujer u hombre, su rol como padre o madre biológico es atípico: él no desea ser padre de sus hijos, sino su amigo. Él estima que se debe aprender de los niños en vez de pretender educarlos. Hay que apoyarlos y sostenerlos cuando desmayan y dejarlos volar con sus propias alas, cuanto antes. Y eso hace.

Su vida social es rica y efervescente. Tiene muchos amigos y es el alma de su grupo. Elige muy bien a sus amigos entre los mejores. Sus amigos son su verdadera patria, su auténtica familia. El saber que existen, le da fuerzas para seguir viviendo. Es un amigo para toda la vida y capaz de cualquier hazaña por los suyos.

Es muy hogareño y tiene un hogar cálido y acogedor, en el cual recibe a todos los que necesitan soñar con un mundo mejor. Su casa está llena de plantas, de cuadros pintados por él, de colores cálidos, de olores refinados, de materiales naturales. Allí se puede llegar a cualquier hora y traer a amigos. Siempre habrá tiempo, comida, camas y espacio para ellos. Es un oasis en la jungla y un espacio de crecimiento para todos. Porque el Reactivador, cuando habla, va directamente a la intimidad. No pierde tiempo en rituales ni en formas socializadas de pasar el tiempo.

Al Reactivador le gusta la naturaleza y los animales pero prefiere verlos tras la ventanilla de un coche o en película. El contacto directo con la naturaleza le da miedo.

Lo que más le angustia de sí mismo es su autoimagen física y sexual. No se ve atractivo, aunque sea una belleza, y, como no se ajusta al estereotipo de la hembra ni del macho, se ve masculina si es mujer y femenino si es varón. Con ello ve alejarse su sueño más maravilloso: protagonizar un amor de novela con su alma gemela, que él se asigna buscar, reconocer, redimir y desposar para siempre jamás. Sólo los grandes Reactivadores llegan a cumplir éste, su sueño máximo.

Si bien el Reactivador se caracteriza por la desconexión del miedo y por su valentía temeraria, también está actuando en permanencia la función trascendente del miedo, que es la armonía. Ellos son armonía en lo físico, en lo mental, en lo anímico y en lo espiritual. Están en el mundo para hacer de éste un lugar donde reine la armonía y la paz.

La espiritualidad de un Reactivador se nota en cada uno de sus sentimientos, de sus movimientos y de sus acciones. Tan sólo le falta el sentido de la orientación: se equivoca de destinatarios, se pierde y se desnorta sobre la tierra. No así en el cielo, pero sí en la tierra, y por eso no accede a la alegría y a la paz en esta vida.

El Reactivador es ante todo un gran creador, un infatigable creador, un creador que evoca la jungla tropical. Todo su universo es creación: él transforma a las personas, detectando lo mejor de ellas y completando el proceso de renacimiento con su propia imaginación. Crea organizaciones esplendorosas por donde le toca pisar, pues es un agente de cambio vocacional. Crea ambientes desrutinizando y pariendo momentos mágicos y entrañables por donde pase. Crea arte porque es un artista nato y multifacético. Crea sistemas y metodologías cada vez que le preguntan cómo hace él cualquier cosa. Y eso es así porque el Reactivador tiene una sola meta consciente: hacer de su vida una obra de arte, porque vivir requiere de todo el arte posible.

Y también, el Reactivador es un gran partero: lo que más le entusiasma, y es un gran entusiasta, es parir. Es una madre colosal e infatigable de mentes, de almas y de espíritus ajenos. Y, como su dios Orfeo, es inolvidable: todo aquél que ha nacido conscientemente a su vida real con un Reactivador, conserva una mirada de luz imborrable.

La proporción de Reactivadores en la población total es muy baja (el 2%), porque más de la mitad eligen morir en el útero antes que nacer.

Si quieres conocer más en profundidad esta tipología, te recomendamos leer el libro “El esplendor de lo humano”, de Preciada Azancot. Puedes adquirirlo en:
http://www.amazon.com/El-Esplendor-lo-Humano-Spanish-ebook/dp/B00CA5OGT4

El Esplendor de lo Humano - Preciada Azancot

Para aprender a redimensionar tu competencia, el Amor, te recomendamos la lectura del libro: “El universo de la pertenencia: Guardando el amor“, fijándote especialmente en el personaje de Preciada:

EL UNIVERSO DE LA PERTENENCIA - PRECIADA AZANCOT - CUBIERTA

Para aprender a reconectar y recuperar tu talento, el Miedo, te recomendamos la lectura del libro: “El universo de la seguridad: Haciendo retroceder el temor“, fijándote especialmente en el personaje de Preciada:

EL UNIVERSO DE LA SEGURIDAD - Preciada Azancot

Para aprender a dejar de tener miedo, a descubrir y a recuperar tu vocación, la Alegría, te recomendamos la lectura del libro: “El universo de la plenitud: Instalándose en la alegría“, fijándote especialmente en el personaje de Preciada:

EL UNIVERSO DE LA PLENITUD - PRECIADA AZANCOT - CUBIERTA