– EL LEGISLADOR: competencia hinchada: Orgullo; talento desconectado: Alegría; vocación prohibida: Amor. Emoción originaria: Tristeza. Arquetipo: Atlas.

Dibujo de tipología legisladora por Preciada Azancot

Personaje de la Saga Emocional MAT: Maite.

Personaje de “Cuentos de la abuela“: Moisés, el niño del árbol.


Breve descripción de la tipología MAT Legisladora:

Literalmente, del libro "El esplendor de lo humano" de Preciada Azancot.

Los Legisladores son ante todo dignos, orgullosos, susceptibles y quisquillosos. Son los jueces natos de todas las situaciones y personas.

Se ven a sí mismos como ecuánimes, bondadosos, alegres, pacientes y altamente espirituales. Son vistos por los demás como aguafiestas, pesados, dogmáticos, severos, idolátricos y excesivamente exigentes.

Ellos se ocupan con tesón de culturizar, socializar y civilizar a los demás. Los ven como narcisistas que sólo divinizan su propio ego, se explayan sobre el tiempo y la paciencia de los demás con sus sempiternas anécdotas e inacabables discursos sobre todo. Ellos se sienten hablar como seres civilizados y pacientes que compensan la incultura y el egocentrismo ajeno. Son vistos como pedantes que discurren como un libro y sientan cátedra sobre todos los temas, coartando el fluir de la diversidad, del intercambio y del cambio.

Ellos se torturan con diálogos internos que patentizan su altísimo grado de autoexigencia y su enorme sentido de la justicia. Son vistos como monumentos insensibles que se cargan el autoaprecio ajeno al establecer normas y pautas para legislar sobre el mundo como si jamás una sola duda sobre sí mismos planeara por sus mentes.

Ellos tienen un concepto tan alto de la alegría y de la fiesta que se ocupan de prepararla como si de una ceremonia sagrada se tratara. Los demás los rehuyen en las celebraciones y no los invitan, convencidos como están de que personas con un tal nivel crítico y de exigencia de la perfección jamás se relajarán lo suficiente como para entregarse a la alegría, al desorden y al bullicio.

Ellos son incurables románticos y tiernos idealistas, son caballeros andantes de reluciente armadura y trovadores de sus damas y señores. Para los demás aparentan ser duros, insensibles y estar por encima del bien y del mal.

No es de extrañar entonces que la creencia existencial del Legislador sea que no habrá justicia para él en este mundo, aunque él sea incansablemente un juez justo para los demás.

Son extremadamente ordenados y conservan documentos, fotos y archivos que abarcan el transcurso de su vida entera. Cada Legislador tiene carpetas meticulosamente ordenadas sobre el entorno y circunstancias de su niñez, de su adolescencia, de sus romances, de su vida de adulto, de sus hijos, y es un adorador de sus nietos. Es el inventor del árbol genealógico, de los museos, del recetario de la abuela, de los potingues y otros efectos tradicionales de hierbas, plantas y esencias, de las raíces en suma. Y del ejército y organización de defensa del país. Son conservadores en extremo y enemigos del cambio que, a sus ojos, podría cargarse lo admirable de la tradición y hacer víctimas inocentes en nombre de un impulso de innovación que no ha sido coronado ni consagrado por las academias. Es, evidentemente, el creador de dichas academias.

Son muy parentales y, desde niños, han actuado el rol de padres críticos y cuidadores controladores de sus propios padres y hermanos. Cuando imponen sus criterios de lo que “debe ser y no debe ser y hacerse” levantan el dedo índice, mientras sientan cátedra e imparten doctrina a su entorno.

La elegancia y el respeto de las formas alcanzan el cenit en su escala de valores. No tolera la vulgaridad, la patanería ni las trampas para contornear la ley. Es el buen ciudadano por antonomasia. Es muy activo en tareas solidarias, comunitarias y gremiales. Él crea organización y civilización en cada respiración.

Se extasía y se emociona ante la naturaleza. Ante ella descubre su profunda religiosidad y su unión espiritual con su Creador. Adora cada tipo de paisajes, pero sobre todo el mar abierto y la montaña. Ama a los caballos y a los toros, con quien se identifica totalmente. También venera a los elefantes y a veces a los búhos.

Su casa evidencia su señorío, su sobriedad y su gusto por la tradición. En ella abundan las maderas nobles, el cuero, las bibliotecas, los cuadros de paisajes con especial veneración por los árboles, los tonos sobrios y elegantes con dominante de beige y de verde. No le gustan los colores puros, que estima estridentes. Venera el naranja, pero casi no lo usa.

No concibe una celebración sin comida. Adora comer y es un gourmet. Con los años va perdiendo su maravillosa delgadez, sobre todo por el estómago y el vientre. También le gusta degustar bebidas y tiene un gran talento para la cata. Es un gran anfitrión, pendiente de todos los detalles para agradar y relajar a sus invitados. Además de rodearlos de cultura universal y culinaria, es un ameno e incansable charlista. Improvisa conferencias sobre cualquier tema y es mucho más culto que el entorno de su clase social. Es un autodidacta apasionado por la historia universal y por la filosofía.

Lo que más lo desespera sobre sí mismo y oculta escrupulosamente a los demás es su enorme sensualidad, que lo tortura y le hace creer que va perder el control de su ordenada vida. Está dominado por pulsiones que lo avergüenzan. Esas pulsiones que son el resultado de la represión de su talento, la alegría que se transforma en rabia agresiva contra sí mismo, están plasmadas en la obra de Freud, Legislador paradigmático: libido, miedo al incesto, pulsión de muerte y de destrucción, sueños inquietantes y crípticos. Otro Legislador ejemplar, ya en fase de preconexión, Fritz Perls, el creador de la Gestalt, escribía a los cerca de 80 años, que su desesperación era no haber podido controlar su masturbación compulsiva. Cuando ello ocurre, frunce un ceño severo y desaprobador y se cruza de brazos como un inquisidor. Se está condenado a sí mismo. En esta situación, tiene mérito mantener, como él lo hace, un matrimonio plácido y sereno, una familia unida y numerosa y una dignidad de ciudadano intachable.

El amor es para él materia de veneración y asignatura pendiente al mismo tiempo. Materia de veneración porque adora y hasta venera a su familia y sus amigos de toda la vida. Daría la vida por ellos. Asignatura pendiente porque desconfía del amor y cierra el acceso de su núcleo tradicional a todo lo aparentemente valioso y apasionado. Entonces hace pasar interminables exámenes que terminan disuadiendo al más entusiasta. Salvo si percibe un alma de excepción templada en diamante. Entonces se inclina ante ella. Pero, en vez de amarla, la venera.

Si quieres conocer más en profundidad esta tipología, te recomendamos leer el libro “El esplendor de lo humano”, de Preciada Azancot. Puedes adquirirlo en:
http://www.amazon.com/El-Esplendor-lo-Humano-Spanish-ebook/dp/B00CA5OGT4

El Esplendor de lo Humano - Preciada AzancotPara aprender a redimensionar tu competencia, el Orgullo, te recomendamos la lectura del libro: “El universo del estatus: conquistando el orgullo“, fijándote especialmente en el personaje de Maite:

EL UNIVERSO DEL ESTATUS - PRECIADA AZANCOT - CUBIERTA

Para aprender a reconectar y recuperar tu talento, la Alegría, te recomendamos la lectura del libro: “El universo de la plenitud: Instalándose en la alegría“, fijándote especialmente en el personaje de Maite:

EL UNIVERSO DE LA PLENITUD - PRECIADA AZANCOT - CUBIERTA

Para aprender a dejar de tener miedo, a descubrir y a recuperar tu vocación, el Amor, te recomendamos la lectura del libro: “El universo de la pertenencia: Guardando el amor“, fijándote especialmente en el personaje de Maite:

EL UNIVERSO DE LA PERTENENCIA - PRECIADA AZANCOT - CUBIERTA